¿Qué es la Ozonoterapia?

La ozonoterapia es una técnica médica que utiliza el ozono como agente terapéutico en un gran número de enfermedades. Es natural, con pocas contraindicaciones y efectos secundarios mínimos, siempre que se realice correctamente, así como una buena alternativa en el tratamiento de algunas enfermedades.

El tratamiento con ozono o terapia de ozono, debido a su gran capacidad oxidante, posee un fuerte poder bactericida, antivírico y fungicida, por lo que, aplicándolo directamente en heridas y úlceras infectadas, destruye los gérmenes patógenos debido a su alta capacidad desinfectante.

Beneficios

Antiinflamatorio y analgésico.

Los antiinflamatorios son los medicamentos cuya función es la de detener o reducir la inflamación de una parte concreta del organismo. Esto suele conllevar una disminución del dolor asociado, produciendo también un efecto analgésico. Por ejemplo, al reducir la inflamación de la garganta, el dolor y malestar también se reducen.

Antifúngico, antivírico, antibactericida.

Produce peróxido, una sustancia que destruye a los virus y bacterias. “Cuando una persona presenta infecciones repetidas, la ozonoterapia le puede servir e incluso puede regular el PH”,

Desintoxicante del hígado.

La Ozonoterapia es eficaz en el tratamiento del hígado graso y desintoxicación del mismo, pues además de bactericida ayuda a regenerar las células hepáticas y tiene una función detoxificante del hígado que hace que se liberen a nivel celular los tóxicos del órgano.

Antitumoral.

Las células cancerígenas están adaptadas en un medio sin oxigeno, tienen un sistema metabólico donde no hay oxígeno, y con una carga de oxígeno extra encuentran un freno a la multiplicación. Además, estimula el factor de necrosis tumoral y de interferones (proteínas que las células producen ante una infección), por eso se aplica tanto en infecciones y cáncer.

Favorece la circulación.

Aumenta la elasticidad a nivel de glóbulos rojos permitiendo que lleguen a la microcirculación, donde hay hipoxia o gangrena; además aumenta la concentración de oxígeno, de forma que ese órgano se ve beneficiado.

Ayuda a los pacientes con gastritis.

Otra de las ventajas del ozono es que es útil en aquellos pacientes que no pueden ingerir fármacos porque tienen gastritis por ejemplo, porque no pueden metabolizar fármacos, o porque son alérgicos.